Proyecto Educativo Institucional

El amor es la mejor pedagogía de la Educación

Madre Paulina von Mallinckrodt

Formación religiosa

Formación Integral

Como colegio católico que pertenece a la Congregación de las Hermanas de la Caridad Cristiana, Hijas de la Bienaventurada Virgen María de la Inmaculada Concepción, nos nutrimos de su espiritualidad y de su experiencia pedagógica ya centenaria.

Nuestra misión es la formación cristiana de los alumnos para que, a través del desarrollo integral de sus capacidades humanas y con la ayuda de la gracia, alcancen la plena madurez en Cristo e impregnen la sociedad con los valores del Evangelio.

Nuestra propuesta educativa responde a lo que la Iglesia espera de la educación católica y encuentra en Ella una brújula segura.

El colegio, es para nosotros Casa y Escuela de comunión, donde cada uno es amado y respetado y por esto, animado a ser mejor cada día brindándose a los demás con generosidad.

La herencia espiritual y pedagógica de la Madre Paulina se sintetiza en un Proyecto Educativo que tiene a Cristo como centro y a la santidad como meta. Buscamos que nuestros alumnos puedan conocer a Jesús y seguirlo, transformando sus pensamientos, sentimientos y acciones conforme a los de Jesús.

El encuentro educativo, basado en una pedagogía donde el amor es el camino para despertar en el alumno lo mejor de sí, guía cada una de las acciones de los maestros y profesores. Ellos animan a los alumnos a esforzarse por superarse y resolver las dificultades que el proceso de enseñanza-aprendizaje trae consigo.

La integración de niños con capacidades diferentes es en nuestro colegio, una manifestación de nuestro espíritu fundacional inspirado en el ejemplo de caridad de la Madre Paulina quién se dedicó con amor a esta noble tarea.

Una formación integral abarca todas las dimensiones de la persona:


Formación Religiosa

La educación en la fe es la razón de ser de nuestro Colegio. A través de la Catequesis se completa la formación cristiana recibida en la familia y se procura que los alumnos alcancen un sólido conocimiento de las enseñanzas de la Iglesia. Se los anima a vivir una intensa vida sacramental y a cultivar la oración como medios privilegiados para crecer en el amor y en la amistad con Cristo. El amor a María Inmaculada es inseparable de este amor. Jesús Eucaristía es para nosotros El mejor Maestro y el Sagrario el aula donde se aprenden las mejores lecciones. La experiencia de compartir la alegría de la fe se realiza a través de la participación en jornadas, retiros y campamentos. La Misión que anualmente realizan los alumnos de los cursos superiores junto con exalumnos, padres, docentes y con las Hermanas tiene un valor pedagógico muy importante, ya que da a los alumnos, la posibilidad de compartir con los más necesitados la fe que ellos recibieron y los hace más sensibles y atentos a las necesidades de los demás.


Formación intelectual

La enseñanza de las ciencias alcanza un alto nivel académico. En todas las áreas, se realiza la síntesis entre Fe, cultura y vida, mediante la transmisión de una cosmovisión cristiana que impregna todas las disciplinas, brindando a los estudiantes una sabiduría cristiana como criterio para la vida. En un ambiente de orden, libertad y alegría el alumno investiga, resuelve situaciones problemáticas, estudia, reflexiona, dialoga, interactúa con sus compañeros y docentes y aplica lo aprendido a situaciones nuevas.

Formación de la voluntad

Proponer a los alumnos nobles ideales y ayudarlos a formular un proyecto personal de vida que tenga como meta alcanzar la plena madurez en Cristo exige el ejercicio de virtudes humanas y cristianas. Nuestro estilo de convivencia favorece la autonomía personal. La responsabilidad y el esfuerzo por realizar los trabajos y proyectos y la perseverancia para terminar la obra comenzada caracterizan el trabajo diario.

Creatividad y libertad encuentran así un marco para desarrollarse adecuadamente. En este ambiente educativo la educación de la afectividad, está encauzada para hacer de cada alumno y de cada alumna, personas capaces de entregarse a los demás con generosidad y madurez.

Formación estética

La capacidad de contemplar y apreciar la belleza que viene de Dios es un aspecto importante en nuestro Proyecto Educativo. La enseñanza de materias artísticas, la contemplación de obras de arte y los viajes educativos contribuyen a este fin. Formar el sentido estético, contribuye a fomentar en nuestros alumnos su creatividad al mismo tiempo que la capacidad de una adecuada expresión de sus pensamientos y sentimientos.

Formación física

La práctica de la actividad física y del deporte tiene un papel muy importante en la educación de la persona. En ellos se ponen en juego, no sólo las destrezas físicas, sino también todas las capacidades humanas y se fomentan las competencias y virtudes necesarias para el trabajo en equipo.